Blog

¿Qué fue de “Esto lo arreglamos entre todos”?

Andaba pensando yo en la diferencia entre el movimiento “positivo” de Esto lo arreglamos entre todos que surgió hace un año o año y medio, comparado con el “no les votes” actual. Quizá sea lógico pasar de una cierta esperanza a un hastío claro contra el sistema. Pasa el tiempo y no se ve salida. El paro sigue aumentando (aunque sea a menor ritmo), los mercados nos agobian, se han reformado las pensiones… la cosa, en definitiva, no pinta bien.

Mi sorpresa es al intentar entrar en su web estoloarreglamosentretodos.es cuando me redirecciona directamente a la plataforma Voces contra el Terrorismo. Sinceramente no sé a qué se debe esto, si es un error, si los creadores de una iniciativa tenían intereses en la otra, si el hosting ha vendido la dirección para sacar dinero… Lo que no me extraña es que detrás de una plataforma de esta esté Libertad Digital. Los de siempre…

Pd: Gracias a @elcolla que me ha recordado el nombre exacto de Esto lo arreglamos entre todos.

Actualización: me informan por twitter que la dirección correcta es http://estosololoarreglamosentretodos.org/ (es decir, me faltaba el “solo”) por lo que no parece que haya conexión entre ambas plataformas. Aún así, no entiendo porque se han querido aprovechar de esa marca ni porque el redireccionamiento

Cultura madrileña

Solo dos pequeños apuntes culturales (o no tanto) que han coincidido en el tiempo. Por un lado,  (gracias a Chus Greciet que lo puso en facebook) cierra el último cine de mi distrito, Ciudad Lineal. Concretamente los cines que están en el Centro Comercial Alcalá Norte (también podríamos hablar de los desastres de los centros comerciales en toda la Comunidad de Madrid, pero eso otro día). Hace tiempo en JSCL sacamos una campaña contra la política cultural (por decir algo) que se llevaba en nuestro distrito. Desgraciadamente la campaña no ha servido de mucho y el Partido Popular sigue sin hacer nada en esta materia.

Por otro lado, ayer paseando por Móstoles me encontré con algo que me chocó bastante. Y es que el Centro de Arte dos de Mayo ofrece información sobre la bolsa. Quizá sea un tipo de arte que no consigo llegar a comprender. O quizá es que las cosas son tal y como parecen.

La imagen está tomada con un móvil, por eso la mala calidad. Aún así, se puede leer perfectamente “Centro de Arte dos de Mayo”. Los puntos rojos son los nombres de las compañías, su precio y su variación en bolsa.

Malos Aires

Sé que es un mal día para contar cualquier otra cosa que no sea sobre el golpe de estado, Tejero, Suárez, la guardia civil y todos las medallas los valores democráticos que nos queremos poner.

El caso es que me gusta ir un poco contracorriente, a veces viene bien. Liados en el día a día y en las noticias, me ayuda a ver las cosas con otra perspectiva. Tampoco es que haga nada especial, de hecho, alguno dirá que, simplemente, voy con retraso. Puede ser.

Y es que, tras unas semanas donde el aire estancado ha provocado unos más que preocupantes niveles de contaminación* en Madrid (y también en Barcelona, y seguramente más sitios…) volvemos a respirar (es un decir) aire limpio no estancado. ¿Y ahora qué? Pues ahora nada. Mientras duró la nube se debatió mucho sobre si peatonalizar el centro (ojalá), poner peajes (yo los pondría para el interior de la M-30), algún comentario sobre los carriles bici (¿dónde estará aquel plan de alquiler de bicis del Ayuntamiento?) y echar las culpas a Zapatero (lo del PP con el Presidente del Gobierno empieza a ser como un gag de Muchachada Nui).

¿Y qué se hará? Pues seguramente nada. Y menos este año de elecciones, donde hay que tratar de tener contento al personal, y quizá hablar de ciertas cosas quite votos**. Pero hay que hacerlo. Habrá que hacerlo. Por mucho que Gallardón nos enseñe su iPhone o que Botella diga que no es para tanto, sí que lo es. Es salud. Bastante tenemos con ver como se privatizan los hospitales, para no poder actuar (y tratar de evitar) llegar a ellos.

*Ya saben que la contaminación no la provocan los coches ni las fábricas. Es todo culpa del aire…

** Si por hablar de políticas de medio ambiente/salud se pierden votos es que tenemos una ciudadanía idiota y/o unos políticos idiotas.

El gran ombligo de Occidente

Mientras más abajo de nuestras miradas el mundo vive una revolución, los europeos (o casi mejor dicho, los occidentales) seguimos a lo nuestro. Después de unos siglos de haber saqueado todo lo que hemos podido (y un poco más) nos hemos tirado décadas mirando para otro lado, tratando de presidentes a dictadores, sin poner un solo pero, recibiéndoles con nuestro mejor vino (sí, porque beben, aunque a algunos se lo prohíba su religión) y nuestro mejor comida (¿jamón? seguro). Y no se nos ha caído ningún anillo. Somos así.

Y ahora, lejos de hacer algo útil (aunque casi mejor no hacer nada, la verdad…) no se nos ocurre otra cosa que hacer comparaciones con mayo del 68 y el muro de Berlín. ¿De verdad es necesario? ¿De verdad la historia mundial debe regirse por nuestros parámetros? ¿Debemos quitarles hasta la importancia nominal?

Afortunadamente el mundo avanza. Poco a poco y con muchos dictadores (a los que aún llamamos presidentes) con sus culos bien calientes. Pero avanza, a pesar de Europa que mira contemplando, como se mira al sobrino que se ha descarriado de nuestro camino pero le reímos la gracia.

Comportamientos

Este fin de semana hemos vimos con cierta sorpresa y quizá algo de vergüenza ajena como el millonario nuevo dueño del Racing de Santander celebraba (aquí tenéis un vídeo) celebraba de forma efusiva el tercer gol de su equipo ante el Sevilla, casi en el último minuto, dando la victoria para los cántabros.

El caso es que su celebración ha saltado a muchos periódicos. Parece que se le perdona por ser nuevo en el tema y no saber las costumbres que rigen los palcos. El propio Revilla (un ejemplo de formalidad… ejem ejem) ha dicho que dirá cómo debe comportarse.

Siempre he pensado que el comportamiento en los palcos es estúpido. Sí, quizá lo Ali Syed sea exagerado, pero ¿de verdad es necesario no moverse, no parpadear, no sonreir cuando tu equipo mete un gol? ¿queremos (quieren) los aficionados a presidentes que no sientan lo que están viendo? ¿Acaso la educación ahora consiste en saber no moverse?

Sí, seguramente este sea un debate y unas reflexiones estúpidas sobre un comportamiento, seguramente, también estúpido. Pero ¿es reflejo de nuestra estúpida sociedad?

En cuestión de sexo, no te la juegues

Campaña de Juventudes Socialistas de España

Y como cuenta Chus Greciet, las medidas que se han tomado en esta materia han dado sus frutos:

  • La nueva política de salud sexual puesta en marcha por el Gobierno ha reducido en un 4% el número de abortos y por tanto el número de embarazos no deseados, algo que no había ocurrido en los 10 años anteriores.
  • En el último año se han reducido en más de un 10% el número de casos de SIDA diagnosticados en nuestro país.

Minority Report, Batasuna y Adolfo Suárez

Minority Report es una película que trata sobre el pre-crimen. Unos entes (algo parecido a humanos, metidos en una piscina, y conectados a unos ordenadores) son capaces de ver los crímenes que se van a cometer. La duda que planea (y que es el argumento de la película) es si de verdad esos crímenes son inevitables, si las visiones son 100% auténticas, si en el último momento el asesino quitará el dedo del gatillo, abrirá la mano para soltar la navaja o no apretará con fuerza suficiente el cuello de su víctima. En realidad, detienen a gente que todavía no es culpable. Y que no lo será nunca, una vez detenidos.

Ayer Batasuna comunicó que rompía con ETA. Sin dobles lenguajes, sin metáforas que escondan excusas, sin peros, sin sombras en el discurso. Los estatutos, dicen, serán como los del PP y los del PSOE. Su rechazo a la violencia, su rechazo a ETA es claro. Por primera vez han hecho lo que no esperábamos, por primera vez han hecho lo que les pedíamos. Cumplirán la ley.

Últimamente  estoy leyendo sobre la Transición, ese período excepcional que llevó a España en tiempo récord desde una dictadura a una democracia. El 9 de abril de 1977 Adolfo Suárez anunció la legalización del Partido Comunista de Santiago Carrillo, quien estuvo en la Guerra Civil y quien representaba todos los males para  los defensores de España. Suárez (y también Carrillo, que con muchos movimientos internos en el PCE ayudó a esta decisión) entendió que en una democracia deben estar todos, sin excepción, o no sería una auténtica democracia. Que a veces la historia nos pide mirar solo al futuro, porque demasiadas veces nos hemos destruido ya en el pasado. Porque hay oportunidades que son únicas y porque no se puede predicar con democracia poniendo trabas a los partidos que cumplen la ley.

¿Existe el ciberactivismo?

Y si de verdad existe, ¿qué es?

Será que tengo el día pesimista (cosas del invierno, y de la falta de luz, y de la mala perspectiva de la primavera cuando tienes alergia) y que la casualidad ha hecho coincidir la lectura de las revoluciones todavía se ganan en la calle con mi queja por esos españolitos (yo he sido el primero en hacerlo en otras ocasiones, que nadie me escupa) que se preguntan por qué no salimos a la calle, como hacen en Egipto, para protestar por el paro, las jubilaciones, la corrupción… Y no, no es sólo porque vivamos en un sistema democrático que no tenga nada que ver con aquello que pasa al otro lado del Mediterráneo.

El caso es que sabemos que con internet se pueden hacer muchas cosas. De un tiempo a esta parte hemos visto como cada vez más y más cosas eran posible solo con hacer click. Y nos hemos creído que ya todo es posible. Y no, no todo es posible.

De momento para poner un clavo necesitamos un martillo y no un ratón. Así como para derrocar a un gobierno hace falta gente en la calle. Quizá dentro de 5 o 10 o 15 años esto cambie y ya no haga falta. Pero hoy no es mañana todavía. Y mientras tanto, es bueno que no nos equivoquemos con la potencia de nuestras herramientas.

Un ejemplo clásico (y no es de internet!!) que se suele poner en nuestro país es lo que pasó el 13-M de 2004 con los sms corriendo, pasando, de móvil a móvil. El móvil fue la herramienta, útil. Pero si no se hubiera transformado en que la gente fuese a la calle, no hubiera servido de nada.

¿Existe el ciberactivismo? Seguramente sí, pero no es lo que nos creemos que es.

¿Y si la industria son ellos?

Aviso: este post no es una defensa de la Ley Sinde, ni de la Ministra. Si es lo que buscas, puedes pasar directamente a dejar tu copy&paste comentario y/o marcharte.

Todos sabemos de la existencia de determinados gurús de la red. Señores que tienen miles de followers en twitter, con blogs muy visitados, que dan conferencias, sacan libros y salen en la tele o la radio cada vez que hay que dar una opinión de la red. Ponga cada uno su nombre en su mente, es lo de menos.

Pensemos, por un momento, qué es lo que han hecho y por qué durante todo el debate de la ley Sinde (ojo! no se trata de un debate sobre la ley [aunque sé que acabará siendo inevitable y que alguno escribirá sobre ello] sino sobre lo que estos gurús han hecho o dejado de hacer). En los primeros pasos (hace ya tanto de eso…) de la ley, rápidamente recogieron el guante de algunas quejas. Fueron listos: “a la gente le gusta descargar, si yo me pongo contra ellos, dejarán de venir a mis conferencias, visitar mi blog… perderé mi influencia y mi poder, y lo más importante, mi forma de llevarme unos buenos euros”. Así que emperazon con aquello del manifiesto. La red entera les retuiteó (da igual si la idea original del manifiesto es o no de ellos, porque ellos son el altavoz y así se convierten en los autores) y se armó una gorda.

¿Y luego qué? Ahí es cuando aprovecharon para explotar su imagen. No se sabe muy bien cómo o porqué o quién fue el listo que la cagó en el Ministerio de Cultura, acabaron sentados negociando (o al menos charlando, o haciendo el paripé) la ley, o su caída. Fue un gran golpe de efecto, quizá no intencionado, pero sí les vino genial. De golpe y porrazo no sólo eran gurús: eran referentes oficiales.

¿Y qué hicieron mientras la ley iba que si sí que si no? Pues dar una de cal y una de arena. Alguno se quejaba de la industria tradicional mientras sacaba un libro en formato físico. Otro se quejaba de que la ley fuese a acabar con las páginas de descargas mientras ponía a una en el ojo del huracán, diciendo cuánto ganaban. Estas cosas siempre vienen bien: uno deja de parecer un talibán.

Y mientras, sus blogs han seguido creciendo, y sus followers en twitter, sus menciones, sus charlas, sus apariciones en televisión… son grandes expertos de una ley que se han negado a negociar pero que la comentan casi sin haberla leído (a veces no hay tiempo material) o con un simple vistazo (es lo que tiene la necesidad de ser el primero en comentar, en publicar, en lanzarse) y algunos ni siquiera son abogados (yo, que tampoco soy abogado, reconozco que “entender una ley” no me permite juzgarla como lo hacen ellos.)

¿Qué hubiera pasado si se hubieran situado a favor de la ley? Nunca lo sabremos, la verdad. Pero creo que sólo habría dos escenarios posibles:

  1. Convencen a todo el mundo de que la ley es necesaria y aquí paz y después gloria.
  2. Se enfrentan a las masas. Lo que les hace perder seguidores, dejar de dar charlas…

Ninguno de los dos escenarios es bueno (o tan bueno como ha sido este) para ellos. Quizá no lo han buscado, no era su idea, no ha sido esta su estrategia… ¡pero qué bien les ha venido a algunos esta ley!