Sí, soy sindicalista

De un tiempo a esta parte, amplios sectores de la derecha se han dedicado con un ímpetu extraordinario a insultar a los sindicatos y a los sindicalistas. El objetivo, claro está, es empañar la imagen de estos para así conseguir que tengan menos afiliados y así limitar las posibilidades económicas a la hora de realizar proyectos o denunciar situaciones.

Valdría decir que un sindicato no representa solo a sus afiliados ya que los convenios firmados nos sirven a todos los trabajadores. Un ejemplo: los convenios firmados por UGT el año pasado afectaron a más del 93% de los trabajadores.

Un poco por eso, desde los sindicatos, en conjunto, se ha creado en facebook una página llamada Sí, soy sindicalista, que ya cuenta con centenares de seguidores y muchos muchos muchos comentarios que demuestra que no, no estamos solos.