Paso Olímpicamente de Gallardón

Alberto Ruiz-Gallardón tiene una cabezonada, un Madrid Olímpico. La política de Gallardón en la capital es propia del mundo antiguo con pinceladas de absolutismo ilustrado: Obras faraónicas y proyectos ambiciosos que ensalcen la figura del alcalde madrileño, todo para el pueblo… pero sin contar con el pueblo.

En Madrid corre poca tinta y mucho cemento. ¿El resultado?: Madrid es el Ayuntamiento con más deuda pública de España con una deuda de 8.000 millones de euros. Esto supone que cada madrileño y madrileña deberían de pagar 2.080 euros para paliar el gasto del consistorio, casi cuatro veces más que la media nacional, y la financiación pasa por los radares de los túneles de una M-30 soterrada.

Visto así, puede entenderse la candidatura de Madrid para los Juegos de 2012 y 2016. ¿Qué mejor manera de tapar agujeros y dar a conocer al mundo las ambiciones y “esperanzas” del alcalde-faraón Gallardón que con unos Juegos Olímpicos? Pero el COI es más difícil de convencer que los magistrados que paran las elecciones en Caja Madrid. Así pues, al final, la candidatura de Madrid 2016 ha podido costar unos 600 millones de euros, con un programa que tenía en contra la rotación de continentes y la experiencia de Singapur. El sueño Olímpico de Gallardón ha costado la creación de instalaciones sin mucho uso práctico por los vecinos de los alrededores de las mismas, muchas prisas y ganas de atar una candidatura antes de las elecciones de 2011. El alcalde-faraón quiere colgarse la medalla de traer a Madrid los Juegos ya que desde Génova no le conceden un puesto en las listas al Congreso. Aunque sea poco Olímpico buscar la gloria personal en detrimento de tu país, tu ciudad y los ciudadanos de la misma, el PP de Madrid critíca la subida de impuestos y el Plan E, pero ve con buenos ojos el aumento de la presión fiscal y la creación de infraestructuras públicas si ellas son para traer unos Juegos de menos de un mes de duración. Al PP de Madrid, Gallardón a la cabeza, le encaja el triunvirato Juegos-Deuda-Crisis, un podium poco olímpico y muy populista pero, sobretodo, récord del mundo en hipocresía.

Medina, para Público
Medina, para Público

Como dijo el propio Gallardón ante el COI en Copenhague, su dedicación estos últimos meses ha sido perseguir por los 5 continentes a los miembros del COI, cuando las necesidades de Madrid son muchísimo mas vitales y prioritarias a la hora de necesitar la presteza y atención del alcalde-faraón. El sueño olímpico, cargado de optimismo desmedido por parte de Alberto Ruiz Gallardón, ha aumentado la deuda del Ayuntamiento, de todos y cada uno de los madrileños y madrileñas, descuidando las funciones por las que unos le votaron y que todos necesitamos.  Quizás una bofetada le baje del Olimpo.

Post a medias con Kutxu

Puedes sumarte al evento de Tuenti o al grupo de Facebook