Subir los impuestos ayuda a salir de la crisis

En primer lugar, vamos a partir de dos pequeños apuntes:

1- Como todos sabemos, existen dos tipos de impuestos, los directos (como el IRPF) y los indirectos (como el IVA). Salvo alguna excepción como la del tabaco o el alcohol (y porque entiendo que más allá del afán recaudatorio hay un intento de reducir estos vicios) la subida de estos impuestos sería negativa para la economía. Principalmente porque todos pagamos lo mismo (los ricos, los medios, los pobres…)

2- No voy a entrar en aquellos casos de gente que defrauda a Haciendo o en esos trucos legales que permiten pagar mucho menos. Pero eso es algo que hay que reformar.

Para empezar, cuando alguien me habla de impuestos yo pienso: “¿qué van a hacer con ellos?” o quizá “¿qué deben hacer con ellos?” Aquí la respuesta supongo que será primordialmente ideológica. Podemos hablar de que con esos impuestos tendremos un Estado económicamente más saneado y por tanto con mayor capacidad de acción. Eso nos permitirá asegurar ciertos servicios públicos básicos: sanidad y educación principalmente. Pero no solo eso…

También permite poder dar otros servicios sociales, para ayudar y proteger a aquellos colectivos que sufren mucho: minorías étnicas, discapacitados, ancianos, niños… o la reciente ayuda a los parados (en la que podemos discutir datos, pero supongo que no la esencia de la medida). Y esto no es solo de justicia social, sino que también crea, en muchos casos, empleo.

Otro factor de ese poder que deben tener las administraciones lo hemos visto en esta actual crisis, donde todos los mercados internacionales, donde todas las grandes empresas, han pedido ayuda a los estados para poder sanerse. Esto contradice completamente lo que nos han venido vendiendo de que el mercado se regula solo. Aquí en España hemos visto como el Plan E ha conseguido amortiguar (que no frenar) la caída del paro. Quizá se debería haber hecho priorizando algunas obras que luego generasen otros empleos (un polideportivo en lugar de una carretera, por ejemplo). Pero se tiene capacidad de acción.

Para acabar, por no extenderme,  un contraargumento: se suele decir que subir los impuestos quita poder adquisitivo, pero esto no es así por dos razones:

1- Si los impuestos son progresivos no afectarán demasiado a las clases bajas que tendrán capacidad para consumir. Y tampoco afectarán demasiado a las clases altas porque, aún a pesar de pagar mucho, todavía tienen muchísimo más.

2- Al crear más puestos de trabajo habrá más personas que puedan consumir más y por tanto, no sólo se equilibrará el consumo, sino que aumentará.

Por tanto, lo importante es un que las Adminsitraciones tengan capacidad de recaudar impuestos, voluntad política para crear medidas activas de empleo y buenos gestores para decidir donde y cómo emplearlos.

Pd: Como ayer os dije, Cristina Cifuentes, Vicepresidenta de la Asamblea de la Comunidad de Madrid, nos cuenta su opinión desde el otro lado: Subir los impuestos ayuda a perpetuar la crisis

Debate sobre impuestos

Es uno de los temas del momento: ¿subirán los impuestos? ¿cuantos? ¿cuales? ¿es mejor bajarlos?, etc.

Así que en esas estábamos comentandolo por twitter cuando se me ocurrió lanzarle el guante a Cristina Cifuentes, Vicepresidenta de la Asamblea de la Comunidad de Madrid: ¿y si hacemos un post espejo sobre la subiada o bajada de los impuestos y qué es mejor para la crisis? He de reconocer que me sorprendió la velocidad con la que aceptó el reto. Y es más, he de decir que no ha puesto ningún tipo de problema en cuanto a cuando lo publicamos, qué extensión… esas pequeñas cosas.

Así que, según acordamos, mañana ambos publicaremos nuestros post sobre la conveniencia de bajar (ella) o subir (yo) los impuestos. Espero veros por aquí y por allí.

Las cosas se hacen al revés…

Gracias a @Always_Candy he leído el artículo de El Confidencial titulado La subida de impuestos afecta más a los votantes del PSOE: la mayoría de los “ricos” se declara de izquierdas.

No entraré a valorar si esa encuesta es cierta o no (por norma general, soy receloso de las encuestas. Todas.) Y tampoco si mi impresión de que los “ricos” son de izquierdas o de derechas o de centro o de vayaustedasaberdonde (aquí entrarían los votantes de Rosa Díez, por ejemplo). Y tampoco sé si en las altas esferas del PSOE (donde no estoy, lo aclaro…) se usan este tipo de encuentas para tomar decisiones políticas. Me da igual. ¿Y por qué? Porque las cosas se hacen al revés.

Si este partido tiene 130 años de historia, es por tener principios. Y uno de los pilares del socialismo es el redistribución de la riqueza. Es decir, que los ricos, que pueden, paguen más impuestos que los menos ricos, y estos a su vez paguen más que los no ricos. Y es de justicia social que así sea. Y me da igual que esté recaudando impuestos de mis votantes o de los del otro o del de más allá. Este punto no es negociable en su concepto. Sí lo puede ser (y yo no soy economista) en sus métodos, en sus baremos, en sus porcentajes… pero no en su espíritu.

Y si los ricos son de izquierdas, estarán de acuerdo con pagar más impuestos para ayudar a los que tienen menos. Y si no, no serán de izquierdas.

Valencia

No sé si serán casualidades de la vida o no. Pero últimamente Valencia parece el centro de atención de España. Y casi nunca por buenas noticias. Primero empezamos con los trajes del señor ese tan honorable. Ese que mintió diciendo que se los pagaba de su bolsillo y luego descubrimos que su bolsillo era tan grande que ni siquiera estaba en esos trajes. Malabares de la vida.

Este fin de semana en Valencia se ha disputado el Gran Premio de Europa de F1. Todo un circo. Un circo que ha costado a los ciudadanos 90 millones de sus impuestos.. Y eso que ya aseguraron que no iba a costar un euro. Y si alguien no tiene muy claro qué puede hacer una Administración Pública con ese dinero, San Tiago nos da unos ejemplos.

Y para acabar, mientras el señor de los trajes saludaba al payaso del circo, el club de la ciudad, ese que hace poco jugaba finales de Champions y ganaba alguna Liga, ese que tiene un estadio a medio construir y otro que es incapaz de vender, ese club, se quedaba sin accionistas. Otra vez.

¿Será casualidad que todo pase allí?