Un gabinete de prensa, urgente

Si has estado en este mundo habrás oído algo sobre la nueva Ley de Economía Sostenible que incluye un apartado sobre derechos de autor y propiedad intelectual. Yo no me he leído la ley, pero durante la tarde-noche de ayer y la mañana de hoy, muchos bloggers se han sumando a un manifiesto que han escrito ellos mismos (y que seguro encontráis con facilidad).

ley2

No voy a entrar a valorar si la Ley es buena o mala (ni la he leído ni he leído sobre ella) o si el manifiesto es mejor o peor. Pero valoremos dos puntos:

  • La ley se aprueba en Consejo de Ministros el viernes. El PP la critica de inmediato (aunque no la hayan leído)
  • Hoy, la ley se lleva al Congreso y aparecen estas críticas en la red.

A los que debemos sumar:

  • Con la Ley de Presupuestos apareció el movimiento de Tijeras No para la Ciencia. No se supo explicar que los recortes del Ministerio no afectaban a las investigaciones.
  • Los escándalos contínuos del PP no han supuesto ni una sola dimisión.
  • Tampoco se ha sabido explicar que esa buena gestión de la que presumen la derecha, también está en eso y en cosas como el Pabellón de Mallorca (100 millones de euros, un Cristiano Ronaldo para los tertulianos)
  • El Plan E ha generado parar la caída del paro. Pero la gente cree que Zapatero se ha gastado el dinero en obras inútiles (cuando han sido los ayuntamientos los que han elegido en qué obras usarlo)

Y seguro que a vosotros se os ocurren muchos más casos. Creo que, alguien en Ferraz (o en Moncloa, no sé) debería plantearse cómo trabaja el gabinete de prensa y tomar medidas urgentes.

¿Por qué no estoy en la Convención de Madrid?

Durante este fin de semana, el Partido Socialista de Madrid va a celebrar su primera Convención de la Ciudad de Madrid. Y yo no voy a estar.

Y no voy a estar por decisión propia y no porque no se me haya invitado. Sé que mi gesto (mi no asistencia) no tendrá repercusión para casi nadie, pero a medida que se acercaba el día, tenía menos ganas y menos razones para estar en dicha Convención. Y sé que exponerlo aquí puede hacer que a alguien en el PSM le siente mal. Pero creo que es mi obligación decir aquello en lo que no estoy de acuerdo. Y necesito ser coherente conmigo mismo y expresarlo públicamente.

Hace tiempo escribí algo titulado, más o menos, Estética Socialistaobrea. Venía a decir que los representates de un partido socialista, de izquierdas, deberían cuidar un poco su estética. No hablaba tanto del precio de los trajes o los relojes o los coches, como de su suntuosidad. Pues algo así me pasa, al pensar en que la convención se va a hacer en un Hotel 5 estrellas, uno de los edificios más altos de Europa y tan conocido como polémico por la recalificación de suelo efectuada al Real Madrid.
Quizá sea más barato que en otros sitios. Pero un Hotel de 5 estrellas en plena crisis… no creo que sea el mensaje que debamos lanzar a Madrid.
Hotel Eurostars Madrid Tower

Y podríamos hablar de los continuos retrasos en la fecha (se supone que esto se iba a hacer en Marzo) y que esto no ha supuesto una mejor organización (yo he recibido con menos 24h el texto base para la comisión a la que en principio me apunté). Pero eso no me preocupa tanto como que de esta Convención no va a salir un candidato para el Ayuntamiento de Madrid (obviando que no se van a celebrar primarias para el candidato a la Comunidad como en principio sí se dijo). Y volveremos a cometer el mismo error de las pasadas elecciones municipales: enfrentar a Gallardón con alguien (por muy bueno y preparado que esté) recién llegado al puesto. Y no sé si es culpa del PSM o del PSOE. Pero me parece un error tremendo.

Y además, de esta Convención de la Ciudad de Madrid no va a salir, ni antes ni después, esa Agrupación de la Ciudad de Madrid que marcaron los estatutos en el último Congreso Federal.

Y por si fuera poco, todo esto en la semana de Cajamadrid.

Con el puño en alto

Puño en alto

Las críticas que están surgiendo por parte de la derecha y la extrema derecha española sobre si es legítimo levantar el puño por parte de los dirigentes socialistas no son más que una reacción pseudo fascista.

El Partido Socialista Obrero Español es un partido con 130 años de historia y desde su fundación los militantes socialistas, no todos, y no siempre, hemos venido cantando La Internacional y levantando el puño y lo hacemos en señal de recuerdo por lo que significa la historia del Partido Socialista y de respeto por la memoria de los compeñeros y compañeras que ya no están. Por los que tuvieron que exiliarse, los que fueron detenidos, torturados y/o asesinados por los ancestros políticos de quienes ahora nos critican por levantar el puño.

Y levantamos el puño porque mientras siga habiendo marquesitas seguirá habiendo socialistas con el puño en alto.

[El texto íntegro es de Pablo Pando, copíado tras los ánimos de César Calderon]

Las cosas se hacen al revés…

Gracias a @Always_Candy he leído el artículo de El Confidencial titulado La subida de impuestos afecta más a los votantes del PSOE: la mayoría de los «ricos» se declara de izquierdas.

No entraré a valorar si esa encuesta es cierta o no (por norma general, soy receloso de las encuestas. Todas.) Y tampoco si mi impresión de que los «ricos» son de izquierdas o de derechas o de centro o de vayaustedasaberdonde (aquí entrarían los votantes de Rosa Díez, por ejemplo). Y tampoco sé si en las altas esferas del PSOE (donde no estoy, lo aclaro…) se usan este tipo de encuentas para tomar decisiones políticas. Me da igual. ¿Y por qué? Porque las cosas se hacen al revés.

Si este partido tiene 130 años de historia, es por tener principios. Y uno de los pilares del socialismo es el redistribución de la riqueza. Es decir, que los ricos, que pueden, paguen más impuestos que los menos ricos, y estos a su vez paguen más que los no ricos. Y es de justicia social que así sea. Y me da igual que esté recaudando impuestos de mis votantes o de los del otro o del de más allá. Este punto no es negociable en su concepto. Sí lo puede ser (y yo no soy economista) en sus métodos, en sus baremos, en sus porcentajes… pero no en su espíritu.

Y si los ricos son de izquierdas, estarán de acuerdo con pagar más impuestos para ayudar a los que tienen menos. Y si no, no serán de izquierdas.