La derrota de Leire Pajín

Desde ayer a primera hora que se filtraba el nuevo Gobierno de Zapatero, mucho se ha hablado y escrito. A modo de resumen ya comenté que me gustaba la entrada de Juaregui y el ascenso de Rubalcaba*. Entiendo lo de Mª Teresa Fernández de la Vega y lo de Moratinos, ministros que podían estar un poco quedamos ya. Entiendo también que el nuevo Ministro de Trabajo sea pro sindicatos. Y entiendo, por motivos económicos, que Vivienda pase a Fomento. Pero no entiendo que una bandera, como ha sido el Ministerio de Igualdad deje de existir (o, técnicamente, pase a formar parte de otro).

Pero dentro de esta vorágine de cambios, despedidas, caras nuevas y vieja guardia, la derrotada de la jornada de ayer fue, para mí, Leire Pajín. ¿Cómo puede ser que un recién nombado ministro (ministra, en este caso) sea un perdedor? Pues por la condición de haber perdido la Secretaría de Organización. Un ministerio, como ayer vimos, te lo puede dar o quitar o reunificar el Presidente en “cualquier momento”. Sin embargo, cuando uno tiene el poder orgánico, tiene “el control” a medio y largo plazo. Y ese control supone poder seguir estando en las listas, en puestos, en “que te tengan en cuenta”.

Esta derrota, claro, se lee en el ámbito nacional. Supongo (que no lo sé) que habrá hecho los deberes en la Comunidad Valenciana, su casa. En caso de que se haya olvidado de eso, tiene mucho trabajo por hacer.

* Sobre que sea el posible sucesor, me parece más bien lo contrario: el sprint final a un político genial que va a dar todo estos dos años para seguir gobernando y luego poder pasar a un segundo plano de la política.

La red social

Antes de nada decir que hoy, haciendo una excepción, lo aquí escrito no es mío. Ni siquiera lo comparto al 100% (más que nada porque no he visto aún la película). Se trata de algo que quería contar Noelia Seibane (amiga y Secretaria General de JSCL, por ese orden), así que si quieren comentar algo, que vaya dirigido a ella que (espero) lo leerá y contestará con gusto.

Antes de comenzar estudios sobre cualquier rama de las Ciencias Sociales, reflexiónalo detenidamente. Yo no lo hice y aquí me tienes, incapaz de ver una película tranquilamente, sin analizar el contexto cultural, los roles que desempeñan los personajes dentro de sus coordenadas sociales o la estructura social que deja ver, en lugar de disfrutar tranquilamente de una tarde de cine.

Ayer me acerqué a ver “La Red Social” y me sucedió lo mismo. En lugar de centrarme íntegramente en la trama me pasé la mayor parte de la película espantada por la imagen que se expresa sobre las mujeres universitarias norteamericanas. Siendo la ex novia del protagonista la única que sale bien parada, el resto van a la universidad a buscar un marido; nada de estudiar, se va a clase con la mínima ropa posible, siendo el uniforme de moda en Harvard la minifalda, los tacones y los escotes, aun a varios grados bajo cero. Además, no queda nada claro si las mujeres en dicha universidad superan pruebas académicas o concursos de misses. Su mayor anhelo es acudir a las fiestas de las hermandades, donde conocer al próximo Presidente de la Reserva Federal, con quien se casarán, con el beneplácito de papá, que para eso le paga la buena universidad a la niña. Ninguna aspira a obtener logros académicos; total, sólo se va a ejercer de esposa…

Siendo Estados Unidos uno de los países que comprobaron en primera persona la fuerza de los movimientos sociales, especialmente del movimiento por los derechos sociales y el feminismo de los 60 y 70, parece mentira comprobar que los círculos de poder norteamericanos sigan siendo el mismo aparato misógino, xenófobo y de reproducción de elites. Si la imagen de la película tiene algo de cierta, a las norteamericanas les quedan  muchos años de patriarcado: se coloca a alguna mujer en un puesto importante para lavar la cara al sistema, pero la realidad es que la mitad femenina de la población sigue teniendo reservado el papel subordinado.

Si alguien desea cambiar mi idea, quizás desde la experiencia, le estaré tremendamente agradecida. Me encantaría pensar que la gran potencia trata mejor a sus mujeres. Pero eso me va a costar creerlo, viniendo del país de las grandes desigualdades sociales y del renacer del conservadurismo más rancio, de mano de los sectores más ultras del Partido Republicano.

¡Ah! Y por lo demás, la peli está muy bien. Toda una clase de grandes egos y de derecho de propiedad intelectual.

Pactando que es gerundio

A lo largo del fin del semana hemos conocido el pacto que el PSOE, PNV y Coalición Canaria (aunque esto no sé si no está confirmado o es que no vende tanto hablar mal de los canarios). El caso es que este pacto asegura un año más de estabilidad para el Gobierno y de facto, hace que Zapatero acabe su legislatura completa, a diferencia de lo que Mariano Rajoy lleva pidiendo desde hace 6 años.

Sobre los juegos políticos os recomiendo leer lo que escribió Javier Maján. Aún a riesgo de que este post sea criticado por ser un “y tu más”, quiero destacar la reacción del PP en este tema. El Partido de la oPosición ha dicho:

  • Este pacto trae más paro. No han explicado porqué. Asumiremos con fe ciega sus creencias.
  • Cómo es posible que vayan apoyar los PGE peores de la historia. Alguien debería explicarles que en política “bueno” y “malo” son solo puntos de vista. Y que los pactos no suponen estar al 100% de acuerdo con algo (si fuese así, no sería un pacto, sería una adhesión) sino ceder por un lado y conseguir por otro.
  • Este pacto no se refiere a los presupuestos y que el Gobierno debe enseñarlo. Esta es la parte que más gracia me hace. Si no lo han visto ¿Cómo saben que no se refiere a los presupuestos? Me parece muy bien que pidan explicaciones, pero no se puede acusar (porque ese es el tono empleado) de haber vendido el alma de los españoles sin siquiera conocer el contenido. No tiene sentido por definición.

Pero lo más triste de todo esto son las formas. Cuando uno oye hablar a Cospedal (a Rajoy se le oye poco, la verdad…) da la sensación de que los pactos son malos por definición, de que el PNV (y los catalanes, y los canarios… y todos los que no sean ellos, en definitiva) no son Diputados de pleno derecho capaces de decidir qué hacer con la responsabilidad que le han dado los ciudadanos, que los votos que les han llevado hasta allí no valen tanto como los suyos… ese es, en el fondo, el mensaje que el PP ha lanzado este fin de semana.

Blog Action Day: Agua

Como muchos de vosotros sabréis, hoy se celebra el Blog Action Day. Un día donde muchos bloggers hablamos del mismo tema. Este año está dedicado al agua.

No soy un experto en medio ambiente, así que seguro que en muchos otros blogs encontráis grandes análisis de los problemas y conflictos que provoca el agua.  Yo solo quiero hacer una pequeña mención que quizá no salga en todos esos análisis.

Hace poco os contaba que viendo El Proyecto de Pau, cómo me había impresionado que en la escuela de Etiopía donde se rodó el documental, se tuviese que enseñar a los niños a algo tan simple como es lavarse las manos. Por eso mi apunte, en un día como este, va en que pensemos en el agua no solo en si existe o no, en si llega o no, en sequía o en muchos metros cúbicos. Debemos pensar en todo el proceso del agua, en toda su “vida”, en los pros y los contras de su presencia. No nos quedemos en lo superficial y pensemos en el día a día.

Sobredosis de infonada

Bien. Hollywood (o al menos la cutreversión española made in Antena3) ya tiene su guión perfecto: La angustia de pensar que habían muerto esos 33 mineros, los trabajos, el sufrimiento allí abajo, un presidente en primera fila (que en las pelis los presidentes siempre quedan muy bien) y un final feliz. Incluso tenemos los líos amoros de uno de ellos. La película, sin duda, será una mezcla entre Viven y Buried (Enterrado).

Bien, todo eso ya lo tenemos. Y, sin duda, ha sido bonito saber que ha acabado bien. Lo que no tengo tan claro era si era necesario hacer de esto un espectáculo. Televisiones de todo el mundo han ido a grabar las mismas imágenes, periodistas a contar la misma nada (porque un rescate es algo lento y apenas va pasando nada), fotógrafos a hacer las mismas fotos. ¿De verdad era necesario? Creo en la pluralidad de la información, y sí, si nadie hubiera ido a cubrirlo habríamos tenido el riesgo de recibir información oficial chilena. Peor entre eso y lo que ha sucedido hay términos medios. Y ya no son sólo los medios allí establecidos, sino el eco, el constante directo que hemos sufrido (sí, sufrido) sobre cada subida y cada bajada de esa cápsula, sobre cada aliento y cada abrazo…

A veces tengo la sensación de que los medios (y su queja constante de la crisis del periodismo) se empeñan más en crear noticias que en contarlas.

Pd: ¿Cuanto tardará Telecinco en hacer un reallity de gente encerrada en una mina?

La carta de Ana Botella (2ª parte)

Como muchos de vosotros recordareis, el último post estaba dedicado a una polémica surgida a raíz de unas (supuestas) declaraciones de Ana Botella en las que decía que los indigentes dificultaban las tareas de limpieza.

Como el objetivo de la petición no era (como algunos han entendido) un ataque al Ayuntamiento de Madrid, sino una defensa a las personas sin hogar, y tras haber leído todos los comentarios que por aquí, twitter, facebook y mail nos habeís hecho llegar, hemos decidido crear una nueva petición donde el Ayuntamiento de Madrid se comprometa a doblar los equipos de calle del Samur Social, pasando de 12 a 24.

¿Por qué esta petición? Hemos consultado con ONG´s involucradas en este tema, y es una de las ideas más factibles a corto plazo. Construir o habilitar nuevos albergues es algo que lleva mucho tiempo, y en una situación de crisis era fácil que obtengamos la respuesta: no hay dinero. Por supuesto que eso mismo nos pueden decir para no contratar a más personal, pero el gasto, obviamente, es mucho menor. Además, ante la inminente llegada del invierno sería mucho más efectivo esta medida, ya que sería imposible tener un centro acondicionado en apenas mes y medio.

Espero que todos os animeis a firmar (aquí mismo, en la barra de la derecha) a ver si conseguimos algo.

La carta de Ana Botella

Como muchos de vosotros sabeís, hace unos días, Ana Botella declaraba en el pleno del Ayuntamiento de Madrid que “Los sin hogar son una dificultad añadida para mantener la limpieza”. Al menos así lo recogían muchos medios de comunicación. Fue por ello por lo que, mediante Actuable, promovimos una campaña para que pidiese perdón. En estos momentos, más de 330 personas han firmado y mandado un mail a Ana Botella. Y es por ello, por esa iniciativa y esa presión de todos por la que ayer recibí este mail de su parte. Lo pongo tal y como lo recibí, sin añadir ni quitar una coma.

Estimado Sr. Cartier:

He recibido la carta que ha promovido desde la página web www.actuable.es dando por cierta una interpretación que hicieron determinados medios de comunicación de mis palabras en la Comisión Permanente de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid.

Es absolutamente falso que haya responsabilizado de la suciedad a las personas sin hogar. Es algo que iría en contra de mis valores más profundos. La dignidad de las personas sin hogar no sólo es una convicción moral para mí, sino también un compromiso político.

De hecho, en mi etapa al frente de los Servicios Sociales fue prioritario conseguir que todas y cada una de las personas sin hogar recibiera atención social y que ninguna tuviese que dormir en el metro durante el invierno, como ocurría antes.

Entre otras actuaciones hubo que construir nuevos centros de acogida y crear un nuevo servicio como el Samur Social que llevase los servicios sociales del Ayuntamiento allí donde se más se necesitaban. No fue una tarea fácil pero es una de la que más orgullosa me siento.

Madrid es hoy una de las ciudades que más atención presta a las personas sin hogar. Desafortunadamente no ocurre así en otras ciudades cercanas. Como pudimos saber el invierno pasado, en Leganés, por ejemplo, no cuentan con un centro de acogida, aunque sí con un albergue para perros.

En este sentido, también pudimos conocer que la Concejala había rehusado su construcción “porque ello atraería la pobreza” a su ciudad. Una declaración que naturalmente había que interpretar en el buen sentido porque se trataba de una política de izquierdas. Muy distinto sería si fuese Partido Popular, naturalmente que sí.

Con todo, daré por bien empleada esta absurda polémica si sirve para dar mayor visibilidad social a las personas sin hogar que tanto precisan nuestra atención.

Un cordial saludo,

Ana Botella

Una vez leída, solo voy a hacer un par de conclusiones:

  • En primer lugar, agradecer que haya dado una respuesta. Aunque entiendo que es obligación de todos los políticos contestar a sus ciudadanos, no todos lo hacen.
  • En segundo lugar, acalarar que nosotros no nos hemos inventado nada. Han sido los medios de comunicación los que señalaban esa frase, indicando además, que así figuraba en el diario de sesiones. Por lo tanto, seguimos dando por cierta la frase.

¿Y ahora qué? Pues ahora os toca decidir a vosotros, los que habéis firmado, que hacemos. ¿Damos el asunto por concluído o aprovechamos el compromiso que Ana Botella anuncia para conseguir que esta absurda polémica sirva, efectivamente, para que las personas sin hogar tengan una mejora en sus condiciones de vida? ¿Creeís que podemos obtener un compromiso serio por parte del Ayuntamiento de Madrid? Os pido que entre todos, ciudadanos y ONG´s, pensemos como mejorar su vida. Toda la información que tengamos será imprescindible.  Pasemos de las palabras a los hechos. ¿Actuamos?

¿Quieres hacer algo por el mundo? Sé Actuable

Ayer se presentó Actuable. Una plataforma que pretender ser una ayuda y un referente para que ciudadanos y organizaciones podamos, de una manera simple, buscar apoyos para nuestras causas. El objetivo es simple: facilitar el duro trabajo de conseguir un mundo mejor.

En sí mismo, Actuable no es nada. Es solo una plataforma. Somos nosotros, vosotros, todos, los que debemos darle contenido, los que debemos apostar por criticar aquello que consideremos que hay que cambiar. Debemos presionar juntos, unidos, a aquellas empresas, a aquellos políticos que tienen que tomar las decisiones. Actuable no va a funcionar si nosotros no lo hacemos funcionar, así que, aunque esto solo sean pequeños pasos, dejemos de protestar en el sofá y hagamos, al menos, click.

Para empezar, yo, además de colaborar con varias iniciativas, he incluído una de ellas, la que me parece más sangrante, en el lateral de mi blog. ¿Has firmado ya?

El proyecto de Pau

Ayer emitió LaSexta un reportaje llamado “El proyecto de Pau”. Para aquellos que no lo vieran, se trata de un proyecto de UNICEF en Etiopía en el que Pau Gasol colabora, o lidera, o pone la cara… llámalo X. El proyecto consiste, principalmente, en la creación de escuelas para que los más pequeños reciban una educación. Una educación que en muchas ocasiones se hace imposible por tener que trabajar incluso los más pequeños o porque para llegar a la escuela tengan que andar dos horas (y otras dos al volver).

Podríamos hablar de muchos tópicos: los pobres niños hambrientos, la generosidad de una estrella mundial para irse a un sitio donde el avión aterriza sobre tierra… pero quiero quedarme con dos detalles que me llamaron especialmente la atención:

  1. La implicación de la comunidad en la construcción de la escuela. Todos ayudaron a construirla. Todos entendían que eso iba a hacer que sus hijos tuvieran más posibilidades. Ese es un gran paso. Hasta tal punto es así, que un pequeño (no recuerdo la edad, creo que 7 años) que se quedó huérfano de padre y que se vió obligado a trabajar limpiando pescado, echaba la bronca a un amigo suyo cuando este, saltándose las clases, iba a verle. “Vete, vete a la escuela, o acabarás como yo”.
  2. La educación que reciben en la escuela es básica, en el sentido estricto de la palabra. Hasta tal punto que les tienen que enseñar que antes de comer hay que lavarse las manos. Que es importante para no enfermar.

Juntaletras

Por motivos propios y ajenos, a veces uno se encuentra ante un eterno folio (pantalla, pero lo de folio siempre queda bien) blanco. A veces es la tinta, que se acaba, a veces la inspiración. El caso es que he estado ausente de este hobby de juntaletras que tengo. Nada grave.

En este tiempo, además de echar un cable a otros amantes de deletrear el mundo (no tanto como me gustaría, pero ya se cansarán de mi) he tenido tiempo de leer, desde otra perspectiva a muchos de vosotros. Aunque más que leer mucho, me he dedicado a pensar sobre lo que los demás escriben. Y en este periodo de reflexión, por así llamarlo, he conseguido llegar a alguna reflexión que, si bien no van a revolucionar el mundo, si quiero ponerlas por escrito, que parece más serio. El caso es que creo que hay, básicamente, 3 tipos de escritores (y no se ciñe solo a los blogs):

1. Aquel que ama escribir. Para mi el mayor ejemplo es una gran amiga Davinia. Es una de esas personas a las que les gusta contar cosas. Pero el objetivo no es solo lo que se cuenta, la meta por así decirlo. Se trata de disfrutar del camino. De viajar sobre las letras. Recorrer sus curvas y sus rectas, acelerar y frenar. Vivir mientras se escribe.

2. Aquel que ama contar. No es exactamente lo mismo que el anterior. Aquí el viaje importa menos. Lo importante es llegar y que la mercancía esté intacta. Es este grupo yo metería a Ignacio Escolar. Creo que disfruta contando, explicando, analizando.

3. Aquellos para los que escribir es el camino más corto de recibir alabanzas. Aquí metería, sin duda, a Pérez Reverte. Un tipo prepotente y asqueroso. Acomplejado, seguramente, en su adolescencia, y que necesita demostrar sus cojones en cada texto. Y recalcar contínuamente que el resto son una panda de subnormales porque no han leído tanto como él, que parece haber leído hasta lo que no está escrito. No sé si es un capullo o se ha creado un capullo como personaje, al que cuatro capullos que no han leído más que a este chulo le hacen la pelota. No todos en este grupo tienen los mismos complejos, pero todos tienen en la chulería su principal característica.

Pd: Se agradecen los mensajes recibidos preguntando si me pasaba algo. No han sido cientos, ni falta que hace.