Cualquier tiempo pasado fue… pasado

Ayer, sin ir más lejos, dejó en este blog un comentario Manuel Azaña. Ni más ni menos. Fue en el post Cultura contra la impunidad. Venía a decir, más o menos, que estos no era artistas de verdad. Los de antes (esos que no conoció, por el lógico paso del tiempo) sí que lo eran.

Más allá de la manida táctica de desacreditar lo actual mediante el elogio a lo pasado (lo podemos ver también en cómo, desde la derecha, se lanzan piropos a Felipe González) siempre me ha fascinado lo curioso del juego entre la memoria y los ídolos.

Demasiadas veces nos enfrascamos en hacer rankings, tablas, premios… y así, decidimos qué poeta era más profundo, qué actor interpretaba mejor o cual futbolista tenía más calidad. Perdidos entre debates etéreos, alguno se ha olvidado qué significa sentarme a disfrutar de su arte, de ayer, de hoy y de mañana. Porque el arte, parecen no haberse enterado, es eterno y personal. Y que disfrutar hoy de fulano o mengano no hace peor al anterior. Y que el paso del tiempo, a diferencia del vino, no mejora una obra.

PSY

Antes de ayer os contaba que el Teatro Circo Price me había invitado a ver un espectáculo de Les 7 doigts de la main. Y tal y como prometía, es un grandísimo espectáculo. Siendo cierto que es un espectáculo circense, no se puede definir solo como tal.

Psy tiene una trama, basada en los problemas mentales de los personajes (esquizofrenia, agorafobia, personalidad múltiple, somnolencia…) y en unas curiosas sesiones con psicólogos que sirven de hilo conductor entre los espectáculos  individuales: malabarismo, cuerda, cuchillos, columpio…

El escenario, simple pero cuidado, se transforma en un bar, en una casa o en un despacho en un suspito. La música encaja a la perfección (de hecho, tengo dudas de si algunas partes han sido creadas para la obra o solo seleccionadas). Y además de todo eso, bailan.

El momento más hermoso, para mí, es la escena en la que el drogadicto vive su círculo vicioso en la rueda (desconozco el nombre técnico del aparato). No solo por la dificultad del ejercicio (que no se valorar). Pero la belleza plástica de la escena fue increíble.

PSY_7Dedos©David_Poulain

Todo un ESPECTÁCULO, con mayúsculas.