La contaminación

Tal y como cuenta Ignacio Escolar hoy (lean la parte final, sobre las multas, imprescindíble) , por el módico precio de 250.000 euros (lo que gana Cospedal, ella solita, como recordaba Pepe Blanco) España se va ahorrar comprar unos 1.400 millones de euros. Eso, si no sube aún más la gasolina.

Algo que no se ha dicho, o no lo suficiente, es que el Gobierno ha sido tremendamente coherente en esta medida porque ha ido acompañada de una bajada en el precio de un 5% en los billetes de trenes de media distancia y cercanías. En este país olvidadizo en lo que quiere, todo el debate se ha centrado en 10km/h y no en que por primera en mucho tiempo una administración baja el precio a un transporte público.

Al igual que cuando se bajó el sueldo a los funcionarios , Esperanza Aguirre (ya podemos hablar de ella, verdad?) corrió rauda y veloz a bajar el sueldo a los funcionarios madrileños, espero que también corra ahora rauda y veloz a bajar el precio del transporte público en Madrid.

Porque es verdad que el mayor consumo de gasolina (y mayor contaminación) se produce en las ciudades y no en autopistas. Y es por eso que, aunque estoy de acuerdo con la medida (de hecho, el Gobierno, directamente, no puede hacer más. Otra cosa es por acuerdo con la FEMP), las verdaderas medidas se tiene que tomar en las grandes ciudades. Es ahí donde hay que buscar medidas de fomento vía calidad del transporte público (metro con mayor frecuencia, abierto los fines de semana, carril bus en todas las líneas), y vía precio (bajadas y congelaciones, desaparición de las coronas, transbordo metro-bus y bus-bus) de límite al paso de transporte privado (peatonalizaciones y peajes en el centro)…

Las ciudades deben estar pensadas para las personas, no para los coches. Tan simple como eso…