Duran i Lleida, ese hombre de estado

El día en que el Gobierno presentó su plan de ajuste, muchos medios se llenaron la boca definiéndole como un gran “hombre de estado” por haberse abstenido y permitir, de facto, que la reforma siguiese su curso. Incluso el propio Zapatero* ha elogiado siempre su actitud. Y es cierto que el tono de Duran siempre es correcto. Y que incluso alguna cosa que ha dicho en estos años la he compartido. Pero este lobo con gafas de diseño y traje a medida está enseñando sus garras demasiado en los últimos tiempos.

Y es que este señor que habla de crisis pero duerme en una suite en el Palace, que no considera la homosexualidad como enfermedad pero defiende a los médicos que la curan, ahora resulta que no quiere acatar lo que dice el Tribunal Constitucional: “La Constitución interpretada por el TC no es la que nosotros pactamos”. Perdone, señor Durán, pero eso no se puede hacer. No se puede estar 30 años callado con la constitución y con el TC y ahora, porque no le interesa lo que dicen decir eso.

Y se equivoca doblemente, porque además acusa al Presidente del Gobierno. El mismo que dijo que respetaría el Estatut que saliese del Parlament. Y sin embargo no mira al otro lado, a la bancada popular, aquellos que recurrieron más de cien artículos al Constitucional. Se equivoca este hombre de estado, que quizá no sea tan hombre como para criticar a quien debe, ni tan de estado como para importarle, de verdad, la constitución.

*Aviso para navegantes: No, no me gusta absolutamente todo lo que hace Zapatero.

5 Respuestas to “Duran i Lleida, ese hombre de estado

  • ¿Alguien se puede creer que los firmantes (y padres) de la constitución hoy en día abalarían la interpretación que ha hecho de la misma el TC? A Soler Tura ya no se le puede consultar (pero ya dejó algo dicho antes de perecer), pero ¿porqué no se le pregunta a Roca, por ejemplo? La lectura que hoy prevalece de la Constitución es la de aquéllos que en su día no la apoyaron. Se la han hecho suya. Y el resto debemos callar. ¡Pardiéz!

  • No se trata de callar, pero un diputado no puede decir lo que él dijo. Además, como él mismo sabe, la Constitución no es intocable, así que puede promover desde el Congreso (¡que no es un ciudadano cualquiera!) la reforma de aquellos artículos con los que no esté de acuerdo o que puedan dar lugar a dobles interpretaciones, para aclararlos lo necesario.

  • Este es un cínico y un hipócrita de campeonato, se le nota a la legua la educación farisea que le han dado los curas.

    No ataca al PP porque puede necesitarles en Catalunya para formar gobierno en la Generalitat y sería capaz de vender a su madre y regalar en el mismo paquete a su padre con tal de volver al Govern.

  • No seré yo quien defienda a Durán.
    Lo que quiero dejar de manifiesto es que para cambiar la Constitución se necesita el voto de los que en su día no la apoyaron y hoy hacen una lectura tan restrictiva que no podrían abalarla los verdaderos padres de la misma.
    Es decir, realmente, NO EXIT.

Trackbacks & Pings

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>