Saint Lazare (o estar a punto de…)

Tengo esta foto en mi casa. Se trata de una fotografía de 1932 de Henri Cartier-Bresson, uno de los fundadores de la agencia Magnum. Está tomada en la estación Saint Lazare de París, en un momento cualquiera. No sé porque está ese charco ahí ni porque ese señor lo quiere saltar, pero hay dos cosas que me maravillan de ella. Primero la difusa imagen del personaje. Prácticamente se ve con la misma (no) nitidez que su reflejo en el agua. Un charco de agua que, salvo el ligero movimiento que provoca la escalera del suelo, bien podría parecer una pista de hielo.

Pero lo que realmente me encanta (o me inquieta) de la foto es justo el momento en el que está tomada (algo que siempre fue el eje de la obra de Cartier-Bresson). Ese momento en el que el talón real está a punto de tocar el talón reflejado. No se tocan, todavía. Pero casi.

Desde que vi la foto pensé que esa distancia mínima, ese casi, significaba uno de esos momentos mágicos. Como cuando haces una de esas preguntas importantes y ves en los ojos, antes de salir el aire por la boca, que la respuesta va a ser un . O como, sin palabras de por medio, uno sabe que va a besar por primera vez a esa chica, y empieza a mover el cuello y los labios. Ese instante, magico, de lo que está a punto de llegar de forma inevitable, pero aún no ha pasado.

3 Respuestas to “Saint Lazare (o estar a punto de…)

Trackbacks & Pings

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>