Cultura madrileña

Solo dos pequeños apuntes culturales (o no tanto) que han coincidido en el tiempo. Por un lado,  (gracias a Chus Greciet que lo puso en facebook) cierra el último cine de mi distrito, Ciudad Lineal. Concretamente los cines que están en el Centro Comercial Alcalá Norte (también podríamos hablar de los desastres de los centros comerciales en toda la Comunidad de Madrid, pero eso otro día). Hace tiempo en JSCL sacamos una campaña contra la política cultural (por decir algo) que se llevaba en nuestro distrito. Desgraciadamente la campaña no ha servido de mucho y el Partido Popular sigue sin hacer nada en esta materia.

Por otro lado, ayer paseando por Móstoles me encontré con algo que me chocó bastante. Y es que el Centro de Arte dos de Mayo ofrece información sobre la bolsa. Quizá sea un tipo de arte que no consigo llegar a comprender. O quizá es que las cosas son tal y como parecen.

La imagen está tomada con un móvil, por eso la mala calidad. Aún así, se puede leer perfectamente “Centro de Arte dos de Mayo”. Los puntos rojos son los nombres de las compañías, su precio y su variación en bolsa.

¿Qué es cultura?

El sábado por la noche, Rosa Jiménez nos contaba que Youtube le había suprimido su cuenta. El motivo no era otro que el hecho de haber subido corridas de toros. Youtube afirma que no permite vídeos de violencia animal. Mi comentario iba en esa misma línea: los corridas de toros son violencia animal y no deben de estar.

Rosa alude en el post a la excepción cultural. Una excepción que sería universal (porque youtube se puede ver desde cualquier parte del mundo). Sobre esto, comenta Diego:

Igual en algún remoto país de África donde se secciona el clítoris a las niñas algún familiar de la víctima lo graba y lo sube al youtube emocionado, como quien sube la comunión de su hija. E igual va youtube y le quita el vídeo. A nosotros nos parecería lógico. Al tipo del vídeo le parecería que no respetan la excepcionalidad cultural somalí.

¿Dónde está el límite?, ¿qué es cultura?, ¿es Google (propietaria de youtube) quien debe decidirlo?

Noche en negro

Noche en negro

Mientras una noche al año se tira la casa por la ventana con la celebración de “La noche en blanco”, el resto de días la política cultural del Partido Popular deja bastante que desear.

– Ciudad Lineal, con 230.000 habitantes, carece de biblioteca de la Red de la Comunidad de Madrid.
– Sólo una de las bibliotecas del Distrito tiene un horario “especial” en época de exámenes. Ninguna abre las 24 horas, como hemos reclamado los socialistas en múltiples ocasiones.
– Los centros culturales cierran los fines de semana por falta de personal.
– Se ha suprimido el traductor de lengua de signos (una lengua de carácter oficial según la Ley) para todas las bibliotecas de la ciudad.
– Un segundo verano sin cine de verano…

Que no te tomen el pelo: una “noche en blanco” no hace de Madrid una capital del nivel que se merece.


Lo cuenta bien Chus Greciet (al fin y al cabo, la idea fue suya).

Vísteme despacio que tengo prisa

En la sociedad actual internet nos ha supuesto un cambio radical en nuestra forma de ver el mundo. Los flujos de información han crecido exponencialmente hasta llegar a convertirnos en algo así como infodependientes o infoadictos. Ya no se trata de leer por la mañana el periódico y luego en casa echar un vistazo a las noticias. No, ahora todo vuela a la velocidad de la luz, y antes de que lleguen las ambulancias, ya sabemos que ha habido un atentado al otro lado del mundo.

Pero no solo somos consumidores de información, también lo somos de cultura. Pero claro, internet también nos ha traído la posibilidad de conocer y acceder a películas que no hubieramos conocido, a leer sobre escritores o músicos fuera de mercado que, sin embargo, cuadran mucho mejor en nuestros gustos.

books

Debido a esto, a menudo tenemos la sensación de que no podemos abarcar todo. Y, efectivamente, no podemos hacerlo. Es importante saberlo, porque podemos acabar obsesionados en tener que ver nosecuantas películas, o media temporada del tal serie en sólo un fin de semana. Y las obsesiones, ya se sabe, son malas. Puede que abandonemos otras cosas más importantes o que nos bloqueemos.

Por eso, yo me he autorecetado el viejo refrán que mi madre ha repetido tanto: “vísteme despacio que tengo prisa”. Con esto quiero decir que todos los días debemos hacer algo: leer un rato, escuchar ese disco nuevo, ver una película pendiente… Tener todos los días esa sensación de que estamos avanzando en aquello que queremos. Y según nos apetezca le dedicaremos más o menos tiempo. Pero ese avance no nos hará sentir culpables y luego no nos pegaremos esos atracones culturales.