El gran ombligo de Occidente

Mientras más abajo de nuestras miradas el mundo vive una revolución, los europeos (o casi mejor dicho, los occidentales) seguimos a lo nuestro. Después de unos siglos de haber saqueado todo lo que hemos podido (y un poco más) nos hemos tirado décadas mirando para otro lado, tratando de presidentes a dictadores, sin poner un solo pero, recibiéndoles con nuestro mejor vino (sí, porque beben, aunque a algunos se lo prohíba su religión) y nuestro mejor comida (¿jamón? seguro). Y no se nos ha caído ningún anillo. Somos así.

Y ahora, lejos de hacer algo útil (aunque casi mejor no hacer nada, la verdad…) no se nos ocurre otra cosa que hacer comparaciones con mayo del 68 y el muro de Berlín. ¿De verdad es necesario? ¿De verdad la historia mundial debe regirse por nuestros parámetros? ¿Debemos quitarles hasta la importancia nominal?

Afortunadamente el mundo avanza. Poco a poco y con muchos dictadores (a los que aún llamamos presidentes) con sus culos bien calientes. Pero avanza, a pesar de Europa que mira contemplando, como se mira al sobrino que se ha descarriado de nuestro camino pero le reímos la gracia.

Grecia, el fracaso de Europa

De un tiempo a esta parte son bastantes las declaraciones que políticos y comisarios europeos en torno a las medidas económicas que Grecia debe tomar para salir de su difícil situación. Hasta aquí todo normal.

La sorpresa se produce cuando Ángela Merkel pide procedimientos para expulsar de la Zona Euro a los países que no cumplan los requisitos. Y la sorpresa mayor se produce cuando ningún líder importante alza la voz con autoridad y dice que eso es una burrada.

Si Europa sirve para algo es, justamente, para estas cosas, para estos momentos. No se trata de mirar para otro lado y aquí no pasa nada con estos países que no cumplan. Se trata de hacer una Unión de verdad. Si Grecia cae, es la propia Unión Europea la que cae. ¿Para qué queremos hacer reuniones cada dos por tres si cuando tenemos problemas nos echan? ¿Somos (los europeos) tan prepotentes que creemos que siempre nos va a ir bien a nuestro país? ¿Hemos creado un invento para repartir beneficios y aniquilar pobres?

Si esa es la Unión Europea que quieren, que no cuenten conmigo

Los 3 retos de Zapatero en la UE

Como sabrás, desde el 1 de enero de este recién estrenado 2010 y durante 6 meses, José Luis Rodríguez Zapatero compaginará la Presidencia del Gobierno de España  con la Presidencia de la Unión Europea. ¿Y qué esperamos de estos 6 meses al frente del viejo continente? Para mí, estos 3 son los puntos claves:

1. Economía. Obviamente, una situación global como la que vivimos obliga a que la recuperación económica de la zona euro sea vital. En este sentido, sería importante conseguir pensar en los intereses de toda Europa como un único conjunto, sabiendo que si a algunos países les va bien, a sus vecinos les irá bien.

zapatero presidente union europea

2. Igualdad. Si por algo se ha caracterizado Zapatero es por llevar a cabo políticas de Igualdad. En este Europa que parece mirar con fuerza a un pasado no tan lejano sería importantísimo conseguir que leyes como la de Violencia de Género o el matrimonio entre personas del mismo sexo tuvieran eco en toda Europa. Y que gente como Berlusconi deje de reírse de los gobiernos rosas.

3. Internet. Si hace poco Miguel Sebastián anunció que toda España tendría acceso a banda ancha (por los menos 1mb) en 1 año, algo parecido debería pasar con todo el territorio europeo. El compromiso con internet no debe quedarse la web eu2010.es

Y podríamos hablar de educación (especialmente de aprendizaje de idiomas y de Bolonia) o de una tarifa universal de teléfonos para toda Europa… Pero con estas tres cosas ya sería una Presidencia más que notable.

Unión Europea: Zona Libre de Homofobia

Os dejo esta iniciativa de Juan Pérez para conseguir la Igualdad en la Unión Europea, así como invitaros también a difundirlo.

CASTELLANO

La Unión Europea tiene que establecer una Directiva clara acerca de la libertad en la orientación e identidad sexual y la protección efectiva de las minorías que actualmente sufren persecución y menosprecio en su dignidad como ciudadanos europeos.

La UE no puede consentir que en su territorio se persiga, injurie, detenga o coaccione a sus ciudadanos por expresar en público su orientación o identidad sexual.

Por una Unión Europea de ciudadanos libres e iguales.

Únete a esta campaña en Facebook.

Siéntete absolutamente libre de copiar este post para difundir esta campaña en favor de los Derechos Humanos, la Igualdad y la Libertad.