Y mientras tanto…

La semana pasada fue una de las más duras para el Gobierno de Zapatero (un título, el de «la semana más dura» que se viene repitiendo muy a menudo). La aprobación, por un voto, y sin el apoyo de ningún otro partido le ha supuesto, a ojos de la ciudadanía, un gran desgaste. Un desgaste, es cierto, lógico.

Lo ilógico se encuentra cuando uno ve frases tan tajantes como «No defiende a los trabajadores». Varias veces he dicho que muchas decisiones de Zapatero no me gustan, que hubiera preferido otros medios, tocar por otros lados. Pero de ahí, a decir que se ha olvidado de los trabajadores hay un abismo.

Y dentro de esas mentiras tajantes está una noticia que conocimos el mismo día del tijeretazo, pero que sin embargo no ha tenido el eco que yo, la verdad, esperaba. Y es que desde que soy pequeño recuerdo, como reivindicación histórica de los autónomos (un porcentaje altísimo de este país) tener derecho a paro. Pero es que ahora, en esta crisis, también se han oído las quejas de autónomos que se quedaban sin trabajo y sin poder cobrar nada. ¿Y ahora? Ahora eso cambia. El Presidente alejado de los trabajadores amplía derechos laborales. Pero nadie lo da como noticia. Y claro, nadie lo comenta en bares o en la calle o en el metro. Pero cobrarán paro.

Los 3 retos de Zapatero en la UE

Como sabrás, desde el 1 de enero de este recién estrenado 2010 y durante 6 meses, José Luis Rodríguez Zapatero compaginará la Presidencia del Gobierno de España  con la Presidencia de la Unión Europea. ¿Y qué esperamos de estos 6 meses al frente del viejo continente? Para mí, estos 3 son los puntos claves:

1. Economía. Obviamente, una situación global como la que vivimos obliga a que la recuperación económica de la zona euro sea vital. En este sentido, sería importante conseguir pensar en los intereses de toda Europa como un único conjunto, sabiendo que si a algunos países les va bien, a sus vecinos les irá bien.

zapatero presidente union europea

2. Igualdad. Si por algo se ha caracterizado Zapatero es por llevar a cabo políticas de Igualdad. En este Europa que parece mirar con fuerza a un pasado no tan lejano sería importantísimo conseguir que leyes como la de Violencia de Género o el matrimonio entre personas del mismo sexo tuvieran eco en toda Europa. Y que gente como Berlusconi deje de reírse de los gobiernos rosas.

3. Internet. Si hace poco Miguel Sebastián anunció que toda España tendría acceso a banda ancha (por los menos 1mb) en 1 año, algo parecido debería pasar con todo el territorio europeo. El compromiso con internet no debe quedarse la web eu2010.es

Y podríamos hablar de educación (especialmente de aprendizaje de idiomas y de Bolonia) o de una tarifa universal de teléfonos para toda Europa… Pero con estas tres cosas ya sería una Presidencia más que notable.