Si te pega No te quiere, No te dejes

Juventudes Socialistas de España ha sacado su nueva campaña contra la Violencia de Género. Se trata de concienciar a la gente de que ciertos mitos, como el de «quien bien te quiere te hará llorar», no sólo son falsos, sino que además reproducen comportamientos machistas que, desgraciadamente, acaban muchas veces con violencia sobre las mujeres.

Violencia que acaba con muertes, que no se nos olvide. No hablamos ahora de igualdad de sueldos (que también), de oportunidades de trabajo (que también), de compartir tareas, responsabilidades (que también). Hablamos de dolor, físico y mental. Hablamos de vidas que se acaban y que no volverán.

Inmigrantes, ya no os queremos

Ese podría ser el lema de la (extrema)derecha que abandera en estos momentos Alicia Sánchez Camacho y su «contrato para inmigrantes». Un contrato que supondría la expulsión de dichos inmigrantes si, entre otras cosas, se quedan en el paro. Situación, que, como todos vemos en nuestro día a día seguro que se produce porque los inmigrantes (todos, sin excepción) son unos vagos, ¿verdad? Y digo «entre otras cosas», porque también deberán respetar las costumbres y la cultura, y a aprender las lenguas oficiales de Cataluña. Es decir, que si usted nace en Cataluña puede cagarse en el catalán, en los correbous, en el pan con tumaca y hasta en el Fútbol Club Barcelona, pero si nace en Marruecos, en China o en Ecuador, por ejemplo, no.

El fondo de este asunto es fácil: mientras las cosas van bien, que las mierdas de los abuelos, las frutas y los ladrillos de la obra los recojan los inmigrantes. Pero ahora que las cosas van mal, que se vuelvan a su país, que los españoles (que hemos rechazado sistemáticamente estos trabajos de segunda) tenemos que vivir de algo. Y da igual si son buenos trabajadores, de esos que llegan a su hora, no dan un solo problema y si hace falta echan una mano. Da igual, porque lo que hay que hacer es contratar a un españolito que no quiso ese trabajo hace dos años y que dentro de dos lo volverá a dejar, para ser comercial vendehumos del tufo del momento (llámese ladrillo, coches o lo que sea). ¿Verdad?

Pero Alicia Sánchez no solo no quiere a los inmigrantes, tampoco, según dijo el otro día, quiere igual a los homosexuales. La chica es una joya: xenófoba y homófoba. ¿Puede tener algo más? Pues sí, es tonta. Muy tonta. Tan tonta como para justificar que los homosexuales no puedan adoptar porque «necesitan un padre y una madre» siendo ella madre soltera por inseminación artificial.

La red social

Antes de nada decir que hoy, haciendo una excepción, lo aquí escrito no es mío. Ni siquiera lo comparto al 100% (más que nada porque no he visto aún la película). Se trata de algo que quería contar Noelia Seibane (amiga y Secretaria General de JSCL, por ese orden), así que si quieren comentar algo, que vaya dirigido a ella que (espero) lo leerá y contestará con gusto.

Antes de comenzar estudios sobre cualquier rama de las Ciencias Sociales, reflexiónalo detenidamente. Yo no lo hice y aquí me tienes, incapaz de ver una película tranquilamente, sin analizar el contexto cultural, los roles que desempeñan los personajes dentro de sus coordenadas sociales o la estructura social que deja ver, en lugar de disfrutar tranquilamente de una tarde de cine.

Ayer me acerqué a ver “La Red Social” y me sucedió lo mismo. En lugar de centrarme íntegramente en la trama me pasé la mayor parte de la película espantada por la imagen que se expresa sobre las mujeres universitarias norteamericanas. Siendo la ex novia del protagonista la única que sale bien parada, el resto van a la universidad a buscar un marido; nada de estudiar, se va a clase con la mínima ropa posible, siendo el uniforme de moda en Harvard la minifalda, los tacones y los escotes, aun a varios grados bajo cero. Además, no queda nada claro si las mujeres en dicha universidad superan pruebas académicas o concursos de misses. Su mayor anhelo es acudir a las fiestas de las hermandades, donde conocer al próximo Presidente de la Reserva Federal, con quien se casarán, con el beneplácito de papá, que para eso le paga la buena universidad a la niña. Ninguna aspira a obtener logros académicos; total, sólo se va a ejercer de esposa…

Siendo Estados Unidos uno de los países que comprobaron en primera persona la fuerza de los movimientos sociales, especialmente del movimiento por los derechos sociales y el feminismo de los 60 y 70, parece mentira comprobar que los círculos de poder norteamericanos sigan siendo el mismo aparato misógino, xenófobo y de reproducción de elites. Si la imagen de la película tiene algo de cierta, a las norteamericanas les quedan  muchos años de patriarcado: se coloca a alguna mujer en un puesto importante para lavar la cara al sistema, pero la realidad es que la mitad femenina de la población sigue teniendo reservado el papel subordinado.

Si alguien desea cambiar mi idea, quizás desde la experiencia, le estaré tremendamente agradecida. Me encantaría pensar que la gran potencia trata mejor a sus mujeres. Pero eso me va a costar creerlo, viniendo del país de las grandes desigualdades sociales y del renacer del conservadurismo más rancio, de mano de los sectores más ultras del Partido Republicano.

¡Ah! Y por lo demás, la peli está muy bien. Toda una clase de grandes egos y de derecho de propiedad intelectual.

Ellos callados, ellas paradas

Lo he dicho ya bastantes veces, no me gustan los Días de… . Me recuerdan mucho a la hipocresía navideña, donde todos nos vestimos de buenas personas y jugamos a dar abrazos, consejos y palabras de amor a gente que no nos importa. Aún así, reconozco en estos Días de… el trabajo de muchas personas que ves como, al menos por un día, su causa tiene un poquito más de eco del habitual. Y hoy, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, hablamos, un poquito más de lo habitual, de las injusticias del día a día, donde muchas mujeres cobran mucho menos solo por eso, por ser mujeres.

Ya sabemos todos qué es lo que pasa. Ahora toca cambiarlo. Muchos estudios dicen que la igualdad es un importante factor económico: si el número de mujeres trabajadoras igualase al de hombres, el PIB español crecería un 5%. Y eso está muy bien, pero me da igual. Me da igual porque la justicia no es economía. Y si pedimos, si buscamos, si luchamos por la Igualdad es porque es justo. Por eso, aunque ese informe dijese lo contrario, tendríamos que buscar la Igualdad.

Por eso ellas no tienen que pararse y conformarse con el trabajo y el sueldo que les den. Por eso nosotros no podemos callarnos viendo como nuestra compañera cobra menos por hacer lo mismo que nosotros. Por eso ellas tienen que poner el grito en el cielo a esos jefes (sí, casi siempre el jefe es un hombre) que la trata de menos, y por eso nosotros tenemos que estar ahí, a su lado, o incluso delante de ella, porque es también nuestra lucha. Porque es la lucha de todos contra unos pocos, los machistas que todavía nos dominan y nos explotan, a todos por unos motivos, y a ellas, un poco más, solo por ser ellas.

Unión Europea: Zona Libre de Homofobia

Os dejo esta iniciativa de Juan Pérez para conseguir la Igualdad en la Unión Europea, así como invitaros también a difundirlo.

CASTELLANO

La Unión Europea tiene que establecer una Directiva clara acerca de la libertad en la orientación e identidad sexual y la protección efectiva de las minorías que actualmente sufren persecución y menosprecio en su dignidad como ciudadanos europeos.

La UE no puede consentir que en su territorio se persiga, injurie, detenga o coaccione a sus ciudadanos por expresar en público su orientación o identidad sexual.

Por una Unión Europea de ciudadanos libres e iguales.

Únete a esta campaña en Facebook.

Siéntete absolutamente libre de copiar este post para difundir esta campaña en favor de los Derechos Humanos, la Igualdad y la Libertad.