La Sanidad en Madrid

Gracias a Miguel Mañez, autor de Salud con Cosas, he tenido la oportunidad de hacer una entrevista a José R. Repullo. Mejor que cualquier definición que yo pueda aportar, esta es la que él mismo pone en su blog: Soy médico y trabajo en la Escuela Nacional de Sanidad (Instituto de Salud Carlos III) como jefe del Departamento de Planificación y Economía de la Salud. Me interesa el estudio de los sistemas sanitarios, las reformas, y las políticas de mejora de la calidad y la eficiencia. He sido presidente de SESPAS, y creo firmemente en el conocimiento científico, el profesionalismo y la abogacía social como medios para cambiar las conciencias y la realidad. Y creo que el SNS es un patrimonio heredado que tenemos que entregarlo a las generaciones venideras en un buen estado de salud.

Se trata, sin duda, de un gran profesional de la Sanidad, una voz autorizada. Es uno de los profesionales que colabora en la edición del Libro Blanco de la Sanidad en Madrid. Y cómo aquí hablo mucho de política, he juntado un poco todo eso y estas son las preguntas y respuestas (completísimas) que han salido.

1. Ahora que tan de moda están los pactos ¿Es posible un pacto en Sanidad entre el PP madrileño y el PSM o sus modelos son tan diferentes que sería imposible?

El Partido Popular en Madrid es una compleja aleación entre un centro-derecha (Alberto Ruiz Gallardón) que tiene un perfil reformista en los servicios públicos, pero que no los cuestiona, y una derecha populista radical (Esperanza Aguirre) que cuestiona los servicios públicos, pero, a la vez, intenta usarlos de forma clientelar y a través de las instituciones controlar todos los resortes de poder.

Ante la situación económica tan complicada que tendrán las finanzas de Madrid, y por lo tanto, el servicio público de salud, sería fundamental hacer un gran acuerdo para que la sanidad de Madrid atravesara el desierto sin deteriorar los servicios; con el PP más centrista se podría hacer; con el de Aguirre lo veo muy difícil. Y no tanto porque los modelos sean diferentes, sino porque el populismo dominante hace que sea precisamente el oportunismo y la ventaja política el resorte clave para la toma de decisiones.

Por su parte, el Partido Socialista de Madrid, tiene una disposición más abierta al pacto; entre 2008 y 2009 se hizo una comisión parlamentaria a propuesta de Tomás Gómez; a pesar de que Aguirre lo aceptó, y parecía que podría ser una iniciativa prometedora, finalmente quedó en un acuerdo imposible; según mi opinión, por falta real de interés en acordar nada por parte del Partido Popular.

El libro blanco que están escribiendo una serie de expertos, entre los que me encuentro, por encargo del PSM, es una interesante iniciativa para madurar políticas innovadoras, y facilitar acuerdos sobre contenidos de modernización y buen gobierno del servicio madrileño de salud.

2. De no haber pacto, ¿Crees que la Sanidad será un “arma” en la campaña electoral que se nos avecina? ¿Hay algún estudio que indique la relación sanidad-voto?

La sanidad cada vez tiene más utilización como munición electoral; y en Madrid ha sido particularmente utilizada; tanto por la derecha (promesas de hospitales nuevos), como por la izquierda (denuncia de privatización).

Como arma, la sanidad sería una espada de doble filo; no es fácil saber cómo o a quién va a cortar; ignoro si hay leyes físicas que regulen el efecto electoral de promesas; pero en época de crisis económica me parece que lo más importante puede ser decir la verdad y ganarse la confianza del electorado; recordemos que Churchill prometió a los ingleses antes de entrar en la Segunda Guerra Mundial eso de “sangre, sudor y lágrimas”… y ganó las elecciones.

3. En caso de llegar a gobernar, ¿sería posible por parte de los socialistas madrileños una desprivatización de la Sanidad?

Buen tema; hasta donde yo sé o imagino, creo que las ideas actuales del Partido Socialista de Madrid serían construir el Servicio Madrileño de Salud como un ente público tipo Osakidetza (con capacidad de usar el derecho público y privado); darle todo el poder y atribuciones competenciales para que vaya reabsorbiendo y encajando funcionalmente la diversidad de formas de gestión que hay en Madrid.

Las formas de gestión directa (fundaciones y empresas públicas) no plantearían mayor problema, y no requerirían en este esquema ningún proceso de cambio hacia modelos de gestión administrativa. Sin embargo, las concesiones administrativas completas (tipo Alzira) serían incompatibles con el modelo público, y deberían ir revirtiendo de forma negociada y pactada. Las concesiones de la parte no asistencial de los hospitales habría que revisarlas; no tanto por el modelo privado, como por el hecho de que la relación con la parte pública es disfuncional, y porque parece que hay importantes problemas de financiación de los servicios hoteleros por mala gestión y presupuestación de las concesiones.

4. Una buena forma de saber que rumbo tomar es mirar alrededor. ¿Qué país debería servirnos de modelo para el sistema sanitario que queremos?

Difícil pregunta; si tuviera que responder en este momento, diría “Escocia”; el NHS- escocés es un buen ejemplo de tránsito hacia la gestión de área sanitaria, con un esquema integrado, con órganos colegiados de gobierno, con una buena incardinación de lo socio-sanitario, con una primaria potente y autogestionada, y con una ética de servicio público reforzada con el clásico profesionalismo de la sanidad británica.

Le paso la dirección electrónica de un trabajo de revisión de cinco sistemas sanitarios europeos que terminamos el pasado año:

Repullo JR, Freire JM (eds). Médicos en cinco Sistemas Sanitarios Integrados Europeos; relaciones contractuales de los profesionales médicos en los sistemas públicos de salud en países europeos seleccionados. Toledo: Consejería de Salud y Bienestar Social – SESCAM (edición electrónica), 2009.

Disponible en: http://sescam.jccm.es/web1/profesionales/home/CTU_OPA_REPULLO_FREIRE.pdf

5. Se habla mucho del copago. ¿Existen modelos de copago que funcionen? ¿No sería una buena opción a corto plazo para mejorar la sostenibilidad del sistema?

Decididamente no lo recomiendo; no ayudan a la sostenibilidad, y además crean más problemas de los que solucionan. La razón es sencilla: buscan reducir el uso excesivo e inapropiado de los servicios sanitarios; pero en la medicina, la mayor parte de las decisiones las toman los médicos, ya que existe una gran asimetría de información entre el facultativo y el paciente. Por eso, si ponemos un copago por un análisis, una radiografía o un día de estancia en el hospital, resulta que hacemos pagar al paciente por cosas que él no ha decidido.

Permítanme que aconseje un breve trabajo que publiqué en El País, donde los argumentos sobre este tema están suficientemente desarrollados.

Repullo JR. La insoportable levedad del copago. El País (suplemento salud), 9 mayo 2009:14.

http://buengobiernosns.blogspot.com/search?updated-max=2009-05-18T09%3A53%3A00%2B02%3A00&max-results=7

6. A fecha de hoy, ¿existen diferencias medibles en cuanto a funcionamiento y a eficiencia entre los nuevos hospitales madrileños y los de modelo tradicional? ¿Deberíamos plantearnos un cambio de modelo?

En pocas palabras; hay diferencias, sólo parcialmente medibles, pero su interpretación en términos de desempeño es simplemente imposible. La razón es que los nuevos hospitales (en general) cumplen una función de “lanchas rápidas” para aproximar recursos a poblaciones peri-urbanas o rurales; tienen dotaciones muy ajustaditas de recursos humanos, pero personal joven y con contratos que permiten trasferencia de riesgos y bonificaciones; los hospitales convencionales son “transatlánticos” con plantillas envejecidas y con residuos de diversos períodos glaciares; además tienen un sistema de gestión administrativa que les hace la vida imposible a sí mismos; y finalmente, al ser el sistema dominante y albergar la docencia, la investigación y la alta especialización, hacen de receptor de la entropía generada por las lanchas rápidas.

Es más sencillo plantearse: liberemos a los transatlánticos de aquellas trabajas que le impiden funcionar ágilmente; y luego ya medimos si todos hemos mejorado. En el debate “gato blanco o gato negro, qué importa si caza ratones”, yo no creo que se deba a entrar en comparar a los gatos; pero sí que el gato público convencional debe estar con las patas desatadas para ver si es capaz de cazar ratones.

Visto, dicho y oído

Si hay una sección que me gusta de Público es Visto, dicho y oído. Apenas un par de frases con una foto pequeñita que descubren, día a día, lo peor de cada uno de nosotros, de nuestra sociedad, de nuestras radios y televisiones…

En este caso el tema vuelve a ser el sexo. Ese sexo que parece que siempre da audiencia. Ya hablé en su día de ello cuando me referí a un artículo en elpaís. Hoy es Telecinco (¿nos sorprende?) pero mañana será cualquier otro.

visto, dicho y oído

EL PROGRAMA DE LA AR / TELECINCO
Un distinto fin, pero con los mismos medios
Tras más de una semana a vueltas con la detención de los dueños de una cadena de burdeles, las imágenes que ilustran las novedades del caso en televisión siguen siendo las mismas fotografías promocionales que atraían a los clientes desde la web de los clubs de alterne. El sexo vende, y lo mismo sirve para traficar con él que para denunciar ese tráfico. Telehipocresía. Carnaza.


Personajes no tan ilustres

Publicaba hace unos días El Cultural una entrevista al soberbio escritor, en el sentido peyorativo de la palabra, Arturo Pérez Reverte. Nos descubrió el autor que vivimos en un país de ignorantes. De orgullosos ignorantes, incluso. Ninguno de nosotros ha leído tanto como él. Y, claro, ninguno de nosotros puede, como él si hace, saber que el pasado nuestro nos condicionó en pasados más cercanos, en el presente y nos condicionará en el futuro. Lo que no me quedó claro, yo que todavía no he leído tanto y tan bien como el señor escritor, y que por tanto no he entendido esta historia de hijos de puta (son palabras suyas) españoles, si buscaba una secuencia lógica en la historia o si estaba usando la historia como tapadera a los crímenes individuales o colectivos.

Y en esta España de ignorantes, apareció en escena ayer Willy Toledo. El actor, firme defensor de los derechos de los subsaharianos, afirmó que los presos en huelga de hambre de la revolucionaria (la única revolución lenta que se conoce) isla cubana no eran más que delicuentes comunes y terroristas. Y que se merecían, por tanto, estar en la cárcel. Yo, que no he viajado a Cuba ni he leído tanto como otros, solo soy un pobre ignorante español que sigue pensando que una dictadura, por muy socialista, caribeña y tranquila que nos quieran vender sigue siendo una dictadura.

Y para rizar el rizo, completamos la noche con Cristina Cifuentes, Vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, que anoche dijo en twitter:

“Willy Toledo, ¿Por que no te marchas a vivir a Cuba? Pero no vuelvas, así nos libramos de ver tus bodrios televisivos”

Todo un alarde democrático de una representante del pueblo: Escuchar al ciudadano y respetar las opiniones contrarias. Pobres ignorantes ignorantes nosotros, aquellos que pensábamos en la separación, no de poderes en este caso, sino de argumentos. Ignorantes que creíamos que los políticos que nos representan eran capaces de contestar los argumentos políticos con argumentos políticos y no con pataletas propias de colegiales. Ignorantes que creíamos que los tiempos del exilio habían acabado. Ignorantes que pensábamos que, al mostrarle la estupidez de siempre (palabras de Reverte), Cristina se comportaría como una española reverteriana, con su generosidad, su capacidad de olvidar y de perdonar, de empezar de nuevo. Y sin emabrgo se mostró enrocada en su argumento.

“@elcarty Pero bueno, ahora resulta que no voy a poder opinar sobre el trabajo de un actor? Que pasa, que tienen “bula”?”

Será que yo, efectivamente, soy un ignorante… Y la literatura arrogancia, y el cine una tragicomedia y la política un esperpento. Por si acaso, mientras tanto, seguiré leyendo.

Hoy hace un año…

Hoy se cumple un año de las elecciones en Euskadi. Elecciones que llevaron al socialista Patxi López a ser Lehendakari. De aquellas elecciones tengo buenos recuerdos. No solo (que también) por los resultados. Recuerdos de una campaña electoral en la que trabajamos con muchísima ilusión. Recuerdos de una jornada electoral que compartí con Alejandro Inurrieta, Pablo Pando, Ana Concejo, César Calderón, y Verónica Ruiz. Una jornada sufrida, con un susto que al final no fue nada de losdesiempre. Una jornada emotiva. Pero sobre todo, una jornada que permitió vislumbrar una forma diferente de hacer política en Euskadi. Y es que durante todo este año, son muchos pequeños cambios los que se han podido ver en el País Vasco. Lo han visto los que están allí. Lo han visto los terroritas, cada día más acosados. Lo vemos los que estamos un poco más lejos. Seguro que se pueden hacer más y mejores cosas. Pero algo se ha instalado en Euskadi: normalidad. ¿Tan difícil era?

Pero no te olvides de Haití

Que Forges es un auténtico crack no hace falta discutirlo. Lo demuestra cada día en elpaís desde hace mucho tiempo. Pero en el último mes, si algo de él me ha gustado, es esa coletilla que acompaña cada una de sus viñetas: Pero no te olvides de Haití.

Esa frase, ese grito callado es algo más que un recuerdo a Haití. Al menos yo no lo leo, simplemente, como un mensaje a un pueblo destruido. Cuando leo Haití estoy leyendo decenas de países que viven en su misma situación, ya sea por desastres naturales, por corrupción, por guerras, o por un poco de cada. Cuando leo Haití estoy leyendo a todos esos países grandes que tienen en sus calles a miles de vagabundos, sin techo y sin comida. Cuando leo Haití, yo, por lo menos, leo un grito de solidaridad con el mundo. Que sepan que no están solos. Que sepamos todos que no estamos solos en la tarea de conseguir un mundo mejor.

¿Me ayudas con la oposición?

Este sábado estaré en Jeréz de los Caballeros con los compañeros del PSOE de Badajoz. Me han invitado a participar en una de las mesas que celebran este fin de semana dentro de unas jornadas para los compañeros que trabajan desde la oposición.

Yo hablaré sobre cómo hacer política mediante las redes sociales. Como siempre, la base será que tengan una estrategia sobre su identidad digital y que no usen estos medios como propaganda. Hay que buscar conversación, debate, aprendizaje común…

Pero también os quiero pedir a vosotros consejos: ¿qué debería decirles?, ¿cuál creéis que es la mejor estrategia para ellos?, ¿servirá de algo lo que hagan de aquí a las elecciones? Os aseguro que vuestras respuestas formarán parte de mi intervención.

Defender la alegría

Post a medias con Ana Aldea

Defender la alegría

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

Vivimos tiempos complicados. Momentos de caras largas y cuentas bancarias muy cortas. Los telediarios, los periódicos, las radios, las tertulias nos recuerdan a diario cifras económicas que seguro que muchos no entendemos pero intuimos. Y nuestra intuición nos dice que la situación es dura. Claro que ayuda mucho oir decenas de veces cada día, desde el amanecer hasta la noche “crisis, crisis, crisis…

Pero aunque parezca mentira, existe gente a la que le va bien. Gente que sonríe por la calle. Y sí, quizá sea gente que ha tenido la suerte de conservar su empleo. Pero a lo mejor es simplemente gente que sabe apreciar otras cosas en la vida: la suerte de una familia sana, unos amigos que están a su lado, hobbies que le encantan… Leí una vez una frase que decía “ser feliz no significa que todo sea perfecto, significa que has mirado más allá de las imperfecciones”. Y eso es lo que os pido, que miremos más allá de todo lo malo que nos rodea y empecemos a ver el mundo con otros ojos. Si a todos se nos contagió la tristeza (aún cuando la vida de muchos de nosotros no haya cambiado) ¿por qué no podemos contagiar la felicidad al resto?

La felicidad es contagiosa, de eso no cabe duda. Y la “grisura” también. Pero yo prefiero rodearme de gente que me contagie felicidad. Y no tiene por que ser gente a la que vaya mejor, sino gente que sabe ver el lado bueno de las cosas. Y suena a tópico, es verdad. Pero hay gente que le saca el lado bueno a todo.  Y mucha gente cree que ser optimista es genético. Yo no lo creo. Yo me esfuerzo todos los días, me levanto y procuro ver las cosas por el lado bueno. Y al final, como en todo, haces tu rutina. Una rutina optimista y estás predispuesto a encontrar ese millón de cosas buenas que hay. Por que las hay. Y sí, estamos pasando por un mal momento. Y nosotros los jóvenes estamos asustados. Mi abuelo ni se despeina. Las ha vivido peores que estas. Mucho peores. Y nosotros quizá habíamos estado entre algodones hasta ahora. Y de pronto, el mundo te dice -oye que esto  no es tan fácil. Quizá es hora de ser adultos, de ser adultos optimistas y pensar que ya pasará. Arrimar el hombro en lo que podamos y abrir el paraguas esperando que pase la tormenta. Llover suele llover igual, pero se nota menos si esperas a que escampe sonriendo.

¿Cual es la noticia?

Que entre la prensa rosa y la deportiva cada vez hay menos distancia (en contenido y en calidad) es un hecho perfectamente comprobable en cada telediario o en cada periódico. Cierto es que el deporte siempre ha tendido a ser muy exagerado: ¡El partido del Siglo!, Goleada histórica, Dios se vistió de jugador…

Pero esa exageración, esa mitificación de los mortales deportistas, yo siempre la había entendido como homenaje a aquellos que entrenan día a día para mejorar. Exageraciones como las de los enamorados al decir “eres la más guapa del mundo”. Algo así.

Pero esta mañana, una vez más, vemos que la prensa deportiva ha tomado lo peor de la rosa: bronca e insultos por tirar un penalti. Así que han decido dar bombo a una conversación sobre quién debía tirar los penaltis. Y han preferido no hablar de la dedicatoria en su camiseta: “Madeira”, ni de lo bien que hizo el árbitro mirando para otro lado, ni de que va a jugar un partido benéfico para ayudar a la gente de su tierra… no, esas cosas ya no son noticia en este nuevo mundo de prensa rosa deportiva.

Eso sí, el éxito asegurado. A estas horas es la 5ª noticia más leída del día

más leidos publico